Cuando hablamos del kiwi, siempre pensamos en un remedio contra el estreñimiento. Pero las propiedades del kiwi van más allá. Además de ayudar a tu tránsito intestinal, el kiwi es una fruta que te permite perder peso en un tiempo récord.

Puedes llegar a perder tres kilos en cuatro días si te lo tomas en serio.


Un auténtico milagro antigrasa a la altura del famoso anuncio de lavavajillas.

El kiwi te ayuda hasta a calmar tus nervios

Si estás estresado porque tienes una boda en una semana, te has probado el traje o el vestido que te habías comprado para la ocasión y ahora no te cabe, que no cunda el pánico. Si sigues nuestros consejos a rajatabla lograrás que el día señalado luzcas el palmito, y además que tu cuerpo note las ventajas de comer kiwi. No sólo perderás peso en tiempo récord y depurarás tu sistema digestivo, sino que además el kiwi tiene otras propiedades como reducir el estrés y la ansiedad gracias a su alto contenido en vitamina C que actúa sobre el sistema nervioso. También combate la anemia, fortalece el sistema inmunológico, mejora la circulación de la sangre por la vitamina E y hasta robustece los huesos porque es una fruta rica en potasio, magnesio y cobre. No tengas miedo a hincharte de kiwi durante cuatro días porque no perderás nutrientes y además lograrás tu meta de adelgazar en pocos días.

El kiwi es todo agua ¡A comer se ha dicho!

La dieta del kiwi se podría resumir en una frase: reduce tus alimentos y si tienes hambre, come todo el kiwi que quieras.

Esta fruta procedente de Nueva Zelanda tiene un 80 por ciento de agua además de todas las propiedades descritas, por lo que no engorda nada. De todas formas, ahora te detallamos la mejor forma de comer kiwi combinándolo con diversos alimentos para que adelgaces y a la vez te sientas saciado.

Desayuno: yogur desnatado, cereales y uno o dos kiwis (según tu hambre).
Almuerzo: si tienes hambre a mitad mañana, toma una infusión que ayuda a depurar y un kiwi.
Comida: una ensalada o pechuga a la plancha y comer kiwi hasta que te sacies. Recuerda que puedes comer sin problema todo el que quieras.
Merienda: tómate un zumo o batido de kiwi y si quieres acompáñalo de una pieza de fruta, la que más te guste.
Cena: cena ligero con un caldo, una ensalada con lechuga y tomate y otra vez todo el kiwi que quieras comer.

Puede resultar repetitivo durante cuatro días, pero haz el esfuerzo porque tu cuerpo lo agradecerá, y luego tú verás que el sacrificio vale la pena cuando luzcas más esbelto y puedas meterte por bandera aquellos vestidos que ya tenías descartados porque te venían muy estrechos. Puedes combinar en la comida y en las cenas las ensaladas, caldos, pechuga a la plancha, pavo y otras frutas también ricas en agua y vitaminas como la sandía o la piña.

El kiwi también puede ser divertido: recetas fáciles y saludables

No quites el kiwi de tu vida una vez hayas hecho la dieta, sino que conviértelo en tu nuevo compañero de piso. Así lograrás mantener la línea durante todo el año y además tu cuerpo aprovechará todas las ventajas de este alimento. Existen multitud de recetas bajas en grasas pero cargadas de sabor para incorporar el kiwi a tus comidas y no caer en el aburrimiento de comer un montón de piezas de kiwi sin más. Te presentamos algunas ideas para hacer del kiwi tu gran aliado en las dietas:

– Batido de kiwi:
Con cuatro kiwis, litro y medio de leche desnatada o de soja, hielo picado y menta o hierbabuena obtienes una excelente merienda exótica y refrescante que gustará tanto a los niños como a las personas mayores. Si el kiwi tiene un sabor potente, con sólo añadir hierbabuena tendrás un fantástico cóctel. No hace falta nada más.

– Mousse de kiwi:
Con varios kiwis maduros, dos yogures (si quieres desnatados y si buscas más sabor, griegos), nata, gelatina y una cucharada de limón tienes a tu alcance un sencillo pero a la vez fantástico postre. Por un lado prepara una coulis de kiwi calentando los kiwis a trozos en un cazo y añadiendo el zumo de limón (si lo deseas también algo de edulcorante). Por otro lado prepara la mousse batiendo los yogures, la nata y añadiendo la gelatina. Y listo. Fácil, nutritivo y dietético.

– Ensalada de kiwi y pollo.
¿Por qué no tomar kiwi en los primeros platos? El kiwi no sólo sirve para postres. Puedes preparar una rica y saludable ensalada con esta fruta. Simplemente tienes que mezclar en un recipiente trozos de kiwi, rúcula o espinacas, tomate natural a dados, trocitos de pocho a la plancha, queso fresco, aceite de oliva, vinagre balsámico y un pelín de sal y pimienta negra molida. Y ya lo tienes. El kiwi en definitiva te sirve para cualquier cosa, sobre todo para conservar tu salud y tu tipo.